Su Tienda de libros para el despertar de la mente y la consciencia
Free Call +34 666269517
El Laberinto de la Verdad:  es tiempo de que la verdad resplandezca

El Laberinto de la Verdad: es tiempo de que la verdad resplandezca

Las personas que tienen la mente despierta y están dotadas de una inteligencia superior no tienen más remedio que reflexionar acerca de una contradicción descomunal que preside el mundo del año dos mil diecinueve.

Estos hombres y mujeres perciben el predominio del poder de la oscuridad, en casi todos los ámbitos, cuando contemplan un informativo de televisión. Mientras tanto se percatan de que está teniendo lugar un cambio de calidad positivo en el comportamiento de los más pequeños de la sociedad aunque este tema no está exento de problemas y amarguras.

Las personas que han forjado una larga experiencia de la fe y la esperanza tienen la posibilidad de hacer la hipótesis de que no hay más remedio que la humanidad asista a un derrumbamiento, de carácter general, como paso previo a que se abra camino el triunfo de la luz aunque el proceso deba pasar por grandes vicisitudes, que descubrirán, uno tras otro, los engaños en que se sustenta la sociedad del mundo global lo cual dará lugar a un desconcierto monumental además de general.

Debemos hacer la hipótesis de que, cuando el mundo asista a una situación de descomposición global, llegará un momento en que la única alternativa posible será la venida del Reino de Dios a la Tierra que es algo que los cristianos piden todos los días cuando rezan la oración del Padrenuestro.

Esta hipótesis se sostiene en el hecho comprobable de que entre los más pequeños exista una masa crítica de niños y niñas que llevan dentro, en un plano elevado, los impulsos de la compasión y la conciliación así como el propósito claro de la búsqueda de la verdad. Este fenómeno, de alcance mundial, se ha abierto paso, de manera sigilosa, a lo largo de la segunda mitad del Siglo XX y hace pensar a cualquier persona inteligente que, dentro de dos o tres decenios, el mundo podrá ser muy distinto y mucho mejor que ahora.

Hace veinte años los niños y las niñas, a los que las personas que poseen percepciones extra-sensoriales, catalogan con los calificativos de “índigo”, “cristal”, “arco iris”, etc., eran una minoría exigua en las escuelas, lo cual significaba que se consideran bichos raros y tuvieran muchas posibilidades de autodestruirse, por causa del alcohol, las dogas, la prostitución y la marginalidad, en el momento que llegaran a la edad adulta.

En las postrimerías del segundo decenio del Siglo XXI los niños y las niñas de este tipo conforman una masa crítica en las escuelas e incluso les sucede que son los líderes de los colectivos en algunas de ellas donde hay maestros que están dotados de mayor sensibilidad.

El hecho de que los poderes religiosos hubieran explicado absurdidades malintencionadas acerca del concepto del Reino de Dios, a lo largo de los siglos, con objeto de mantener el dominio sobre la sociedad engañada, podrá hacer posible que este elemento clave del magisterio de Jesucristo obtenga credibilidad nada menos que entre las personas honradas que no se fían de la religión porque detectan algo oscuro tras ella. Ésta podrá ser la mayor de todas las paradojas que juegue un papel decisivo en el momento adecuado del proceso.

Todos los observadores, que poseen información suficiente, están de acuerdo en que deberemos contemplar escenarios imprevisibles y complicados a lo largo de los próximos años. Nadie puede prever la gravedad de estos escenarios, pero es conveniente poner la esperanza en la protección de Dios por encima de todo y no prestar oídos a los profetas de la Tercera Guerra Mundial incluso en el caso de que se vistan con una sotana de color blanco.

Hay multitud de páginas en las redes sociales que explican que los poseedores del poder del mundo han tratado de negociar una capitulación razonable nada menos que con algún político que es un señor que tiene la mente muy dormida. Las personas que escriben estas cosas no saben de lo que hablan.

La cruda realidad es que la cabeza del pulpo, que conforman las sociedades secretas que agrupan a los adeptos de Lucifer, tiene el propósito de mantener el sistema de poder hasta el límite de sus posibilidades y dispone de los medios para conseguir su propósito mientras que millones de hombres y mujeres, que habrán alcanzado el estado de la mente despierta, se vuelvan locos enganchados a teorías descabelladas elaboradas por personas bienintencionadas pero faltadas de información.

No hay más remedio que explicar la verdad lo cual exige comprender que la batalla decisiva sólo puede ser una batalla de fe y una batalla de conciencia. Mientras los elegidos del lado de la oscuridad posean un grado de fe en el dios del mundo, que sea superior al grado de fe en el verdadero Dios que han alcanzado los elegidos del lado de la luz, significa que también dispondrán de un grado superior de conciencia de la realidad y mantendrán en sus manos el poder en el Planeta Tierra.

Explicamos en la publicación anterior que el Club de los Dueños del Mundo había llevado a cabo la acción de concentrar la energía, de la que dispone, en sostener el sistema de las fiducias sobre los grandes patrimonios financieros que constituye la base de todos los sistemas de poder y, en especial, de los centros del poder religioso que permiten mantener en el estado del sueño psíquico a centenares de millones de seres humanos.

Mientras tanto sucede que la energía sustraída a los eslabones intermedios de la pirámide del poder permite que se descubran muchas cosas, que habían permanecido escondidas a lo largo de siglos, y también hace posible que tengan lugar un gran número de espectáculos, que son dramáticos y surrealistas a la vez, y suceden en el ámbito de la política, el poder académico, etc.

Hay que tener claro que la pirámide del poder no obedece a las leyes de la gravedad. El hecho de que esta pirámide se desmorone por la parte de abajo tendrá la consecuencia de desencadenar la locura de muchos semejantes, faltados de información, pero no tendrá como consecuencia que la cúspide de la pirámide se venga abajo ya que ésta se sostiene en una forma de energía mucho más elevada.

Como ocurre siempre en las cosas importantes los razonamientos que tienen carácter convincente se basan en el sentido común cuando éste es empleado por personas que disponen de los elementos acertados de información de la realidad.

La fe verdadera obliga a contemplar las cosas tal como son lo cual exige no esconder nada de la realidad. El elegido del lado de la luz contempla la cruda realidad tal como es, pero no alberga ninguna duda acerca del triunfo del Plan de Dios en la Tierra por medio del argumento irrebatible que reza que es imposible el fracaso del Todopoderoso.

Frente al argumento definitivo se derrumban todas las teorías tanto las que tienen detrás a personas bienintencionadas, como las que proceden de los profesionales de la confusión que pescan en río revuelto al igual como ha sucedido siempre a lo largo de la historia de la humanidad.

No hay que olvidar que Jesucristo aseguró la salvación sólo a los que fueran capaces de aguantar firmes hasta el final. Ha llegado el momento en que los elegidos del lado de la luz graven en su mente esta profecía del líder de la salvación de la humanidad y no se olviden, en ningún momento, de las palabras más tremendas que nadie ha pronunciado jamás y permanecen intactas en los evangelios sin que los manipuladores de estos textos pudieran añadirles ni siquiera una coma.

Add Comment

A %d blogueros les gusta esto: