Su Tienda de libros para el despertar de la mente y la consciencia
Free Call +34 666269517
El diálogo de Joan y Pierre:  las lágrimas disuelven el velo de la ceguera

El diálogo de Joan y Pierre: las lágrimas disuelven el velo de la ceguera

Extracto del diálogo que mantienen Joan y Pierre y que forma parte del capítulo 60 del libro, “El Laberinto de la Verdad”.

En el momento que los tres hombres cruzaron la pequeña plaza que había frente a la casa de Ismael, Pierre colocó su largo brazo sobre los hombros de su amigo y tomó la palabra.

                       –  El hecho de que tú y yo nos conociéramos en el monasterio de Occitania tuvo carácter providencial. Sólo nos faltaba descubrir que Ismael tiene una hija viuda que goza de un rostro muy agraciado presidido por unos labios extremadamente sensuales y dos ojos negros enormes y muy sugerentes. Debemos suponer que el hecho de que hayas decidido acompañarme a Granada, donde aparecería la viuda de los grandes ojos negros, también ha tenido carácter providencial.

                        –  Estoy de acuerdo en que los ojos de Yasmina son extremadamente sugerentes – respondió Joan en un tono de voz que mostraba que no quería entrar en el tema que su amigo acababa de insinuar.

El chico que era sirviente de la casa de Ismael emprendió el camino, a paso rápido, por una callejuela extremadamente estrecha y provista de gran pendiente pero que estaba muy bien pavimentada. Los dos amigos lo siguieron. Cuando llevaban un rato caminando, Pierre cogió a su amigo del brazo y tomó la palabra en un volumen de voz bastante elevado con objeto de dejarse oír en medio del bullicio propio de la calle más ancha por la que habían empezado a circular.

                        –  Debo anunciarte que estoy empezando a distinguir el concepto del ojo luminoso que constituye una de las enseñanzas más importantes de Jesucristo que no podía ser comprendida por los Padres de la Iglesia por el hecho de que eran hombres que tenían la mente demasiado dormida. Esta mañana me he percatado de que Ismael y Yasmina poseen este tipo de ojos.

                         –  En efecto, Yasmina es una mujer que lleva mucha luz en el ojo izquierdo e Ismael es un caso extraordinario de un hombre que lleva luz en los dos ojos.

                         –  Los dos ojos de Yasmina me han fascinado por igual porque son una maravilla de la naturaleza que ésta entrega a una mujer de cada cien.

                          –  Estoy de acuerdo en que los ojos de Yasmina son una maravilla de la naturaleza. Pero tengo el convencimiento de que la belleza singular que poseen tiene la causa en que han derramado muchas lágrimas.

                           –  ¿Cómo puedes verlo?

                           –  Puedo verlo por el grado de luminosidad que han alcanzado los dos ojos de esta mujer sobre todo el izquierdo. El concepto del ojo luminoso que anunció Jesucristo tiene la explicación de que son las lágrimas las que disuelven el velo de ceguera que cubre los ojos de la mayoría de seres humanos. El ojo luminoso es el ojo liberado del velo de ceguera.

                         –  Creo que empiezo a entenderlo.

                         –  El velo de la ceguera puede ser disuelto, por el lado de la luz, por medio de las lágrimas y puede ser disuelto, por el lado de la oscuridad, por medio del procedimiento que se sostiene en los ritos religiosos que tienen carácter espantoso y su rastro puede ser detectado porque tienen como resultado la telaraña que cubre los ojos abiertos de los iniciados en la religión del lado de la oscuridad y han debido cometer gran número de crímenes rituales para obtener el poder que sólo puede concederles su maestro del Infierno. En el momento que has aprendido a distinguir el concepto del ojo luminoso, que anunció Jesucristo, estás cerca de distinguir el concepto del ojo oscuro que también fue anunciado por el fundador de la Religión

Pierre no respondió. Mientras andaba en silencio por aquella ruta urbana, que constituía un escenario inconcebible para un cristiano, se ocupó de pensar en la enseñanza de Jesucristo acerca del ojo luminoso que tiene la causa en las lágrimas derramadas y supuso que la telaraña que da lugar al ojo oscuro es el resultado de la ausencia absoluta de lágrimas y de sentimientos de cualquier tipo que deben ser las características que conforman la psicología de los iniciados de la religión del lado de la oscuridad que son hombres que alcanzan un grado de poder mental muy elevado y, por esta razón, se convierten en los dueños de todos los reinos de Europa sin tener ninguna visibilidad.

 

                     Continuará…

Add Comment