Su Tienda de libros para el despertar de la mente y la consciencia
Free Call +34 666269517
¿Dónde reside la fuerza de la oración?

¿Dónde reside la fuerza de la oración?

La cosmología y la antropología que ha construido la escuela sagrada de China contemplan al ser humano como un canal abierto entre el Cielo y la Tierra. El canal tiene la posibilidad de permitir el tránsito de la energía primordial que circula del Cielo a la Tierra y de la Tierra al Cielo. La energía primordial se supone que procede de la mente de Dios y constituye el alimento del alma, pero para que cumpla su cometido es necesario que el canal permanezca abierto.

Las personas que se esfuerzan en seguir un camino espiritual, de una forma seria, acostumbran a detectar la energía primordial que circula del Cielo a la Tierra y de la Tierra al Cielo y se manifiesta, de forma especial, en determinados lugares alejados de los escenarios urbanos. Estas personas pueden coincidir en que esta energía misteriosa es amor por el hecho de que puede conseguir la proeza de que dos semejantes, que se acaban de conocer, se aprieten las manos presos del sentimiento de la ternura y el pensamiento de la fraternidad. Hasta aquí es posible establecer un consenso entre buscadores de la verdad de tradiciones diversas.

De acuerdo con la experiencia de mi maestro, entroncado en la escuela sagrada de China, las actitudes positivas de los seres humanos cumplen la función de abrir el canal y hacen posible que el alma se alimente de energía primordial. El alma, cuando está bien alimentada, rige sobre los pensamientos, que son propios de la mente, los sentimientos, que son propios del corazón y las sensaciones, que son propias del cuerpo de la persona.

La forma más clara de explicar este fenómeno exige hacer la hipótesis de que la energía primordial, una vez procesada por la mente que tiene la doble naturaleza material y espiritual, de lugar a la energía vital que es propia del ser humano y también tiene la doble naturaleza material y espiritual.

De acuerdo con mis observaciones el grado con el que se manifiesta la energía vital es específico de cada sujeto y de las cosas que suceden en su vida tanto en su interior como en su entorno.

El concepto de la energía vital se ha incorporado al lenguaje cotidiano aunque en Occidente hay una gran confusión acerca de su significado. En China no existe esta confusión por el hecho de que este concepto constituye la esencia de la medicina, la acupuntura y la farmacología tradicional que son disciplinas que disponen de una experiencia acumulada de, por lo menos, cuatro milenios.

Todos los seres humanos tienen la posibilidad de acumular una cierta experiencia acerca del concepto de la energía vital ya que todos ellos disponen de ella, en un grado menor o mayor, a excepción de los que han caído en el estado de depresión irremediable que les impide incluso levantarse de la cama.

Hay misterios en relación a la forma del ahorro y la recuperación de la energía que sólo pueden ser descifrados por las personas que han conseguido construir la psicología del guerrero que es Occidente se corresponde al Caballero Templario cuando es mitificado de forma correcta. Estas personas deben seguir un largo proceso de iniciación que se sustenta en la experiencia acumulada por las escuelas sagradas que no tienen ninguna visibilidad y sólo aparecen en el camino de los seres humanos que se merecen el premio.

Mi maestro explica que exista una ley que dice que todo ser humanos tienen la posibilidad de llevar a cabo el proceso de evolución de la consciencia que tiene escrito en su destino. De acuerdo con mi experiencia puedo afirmar que esta ley no falla nunca. También puedo afirmar que el proceso de evolución del ser humano puede ser valorado por medio de un parámetro que no engaña. Este parámetro es la calidad de le energía mental.

Cuando la mujer colombiana proclama que la fuerza está en la oración expresa el mismo concepto que el maestro chino que proclama que la fuerza está en la calidad de la energía mental que el sujeto es capaz de canalizar. Esto significa que la mujer ha hecho de la oración a la Virgen María un ejercicio de apertura del canal que lleva dentro.

La oración tiene un lado luminoso y un lado oscuro al igual que todas las cosas relevantes. El lado luminoso de la oración se expresa por medio del Padrenuestro y otros rezos que piden que se haga la voluntad de Dios en la Tierra como se hace en el Cielo.

La oración tiene un lado oscuro cuando solicita a Dios que de cumplimiento a la voluntad del sujeto que reza. Existen tradiciones espirituales que han elaborado ritos que, al parecer, tienen la posibilidad de obligar a alguien del ámbito sobrenatural a dar satisfacción a las cosas que solicitan los celebrantes de los ritos. Estas cosas se explican en libritos de autoayuda que están al alcance de las personas ingenuas y perezosas que están muy lejos de desarrollar la psicología del guerrero.

Supongo que las tradiciones espirituales que desarrollan la experiencia del lado oscuro de la oración constituyen el primer eslabón de la cadena de la oscuridad que lleva a las sociedades secretas que detentan el poder en la Tierra desde hace siglos y milenios.

La última vez que estuve con la mujer colombiana le pedí que me permitiera hacer el experimento de rezar un rato en su casa arrodillado en el reclinatorio que usa ella para este cometido. La mujer estuvo de acuerdo con el experimento y me entregó una hoja de papel que plasmaba, en letras de palo, el famoso Cántico de la Virgen María que es una oración que yo apenas recordaba. 

Permanecí arrodillado en aquel lugar bastante rato mientras la titular del apartamento iba al mercado a hacer la compra semanal. Pronto me percaté de que, en el entorno del altar doméstico, presidido por la imagen de la Virgen con el Niño Jesús, arropada por el ramito de flores frescas y la vela metida en el canuto de color paja, se manifestaba un flujo de energía que me ayudaba a enfocar la mente en los versos maravillosos que conforman el cántico que fue pronunciado, hace poco más de veinte siglos, por un chica que todavía no había cumplido dieciséis años.

Desde el día que viví una experiencia que tendría la máxima potencia he tratado de recitar el Cántico de la Virgen María bastantes veces e incluso lo he memorizado para ello. Alguna de las veces me he acercado a la vivencia inicial, pero la mayoría de ellas no lo he conseguido. El reto tiene carácter apasionante porque es indicativo de una batalla muy seria que tiene lugar en torno de mí y sucede que sus protagonistas no son seres de carne y huesos, pero el grado de energía mental que canalizan unos y otros es muy elevado.

No he vuelto a ver a la mujer colombiana, pero tengo el convencimiento de que ha descubierto el arte de la oración consciente que no forma parte del legado de la escuela sagrada de China, pero debe ser un elemento esencial de la escuela sagrada de Occidente a la que la mujer tuvo acceso, en algún momento de su vida, aunque este detalle tiene el deber de no revelarlo jamás a nadie.

Add Comment

A %d blogueros les gusta esto: